Navamorisca #4

18 de febrero de 2013

NAVAMORISCA_ventanas1

Foto: Mario Herráiz

Este finde Javi se ha ido con Mario a Navamorisca (ver la saga aquí) a poner las ventanas de la casa. Entre árboles, campo y mucho verde, se trabaja mejor que entre las cuatro paredes del taller, pero esto no puede ser todos los días y una vez montadas, se ha tenido que volver para casa a cumplir con sus obligaciones vitales. Ya iremos a remojar los pinrelillos en el río cuando esté lista y preciosa toda la familia junta, a reírnos un rato con los Herráiz-Vergara y a respirar aire puro purísimo.

No sé si os pasa a vosotros pero cuando se va al campo, a una le entra por la cabeza ideas peregrinas. De repente, me dan flashes y oigo la llamada de la mermelada y pienso que estoy hecha para confitar todo el día y vivir de la venta de compotas y demás dulces envasados al vacío. Me proyecto en una cocina rústica, removiendo un puchero con frutas recién cogidas de mi huerta, oliendo maravillosamente y mirando con una sonrisa a Manuela que juega fuera persiguiendo a nuestro perro. Menos mal que se me pasa pronto.

Me puedo comprar muchísimas mermeladas riquísimas en muchos sitios y hace tiempo que he dejado de engañarme a mi misma, para mi suerte. El campo me encanta, lo necesito, me recarga las pilas… pero porque sé que luego voy a volver. Al menos de momento. Y si cambio de parecer, ya veré lo que hago. ¿Creéis que las mermeladas tendrían algún tipo de salida?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: