La crónica

15 de abril de 2013

Una semana hemos necesitado para medio ponernos al día después del Nómada Market. Ya más o menos vamos retomando nuestra rutina como podemos y ya es tiempo de sentarme a escribir una crónica de nuestro paso por el mercadillo/la feria/el evento antes de que sea incluido en nuestras memorias vitales de forma inédita.

Antes de ir, tenemos que hacer algo

Entre nos, ahora que estamos entre amigos/as, la verdad es que el hecho de que nos llamaran para participar en el Nómada nos pilló un poco de sorpresita. Fue un, ¡coñe! más que un ah, vale, lo sabía. Eso, a parte de constituir un motivo de alegría y algarabía, en su aceptación de griterío confuso según la RAE, supuso la puesta en marcha de un plan de contingencia como si de una emergencia humanitaria se tratara, salvando las distancias. Sentémonos para luego volver a levantarnos, que hay mucho que hacer.

Decidimos unas cuantas cosas, según lo que veíamos que más gustaba en la red y teniendo en cuenta que con el espacio que contábamos, pues no había forma de llevar muebles grandes, snif, snif. ¡Con lo que nos gustan! Así que trazamos un plan B y llevamos toda nuestra línea miniPicapino. El taller echó chispas durante un tiempo…

bancos

carritos

cocinita

estanterías

la foto-10

ballenaazul

elefanteazul

perroverde_rinoamarillo

escritorio

baldaperroamarillo

apilados

La pobre Manuelilla estuvo varios días paseándose por casa de los vecinos y por casa de los abuelos. Y con los abuelos por casa. Estrenamos nueva temporada y más por necesidad que otra cosa, se quedó a dormir en Villalba por primera vez ella solita. Y no lloramos ninguna de las dos. Bueno ella un poco, pero yo también habría soltado una lagrimita si no estuviera intentando hacerme la madura.

Menos mal que un día vino a ayudarnos al taller. Necesitábamos apoyo moral.

JaviManuelacargando

Manuelafurgo

El stand

Cuando fuimos a ver el hueco que nos había tocado, yo pensé que la cosa estaba chunga. Justo debajo de una viga, sin apenas luz, al fondo del todo… pero comenzamos a darle vueltas al asunto y nos fuimos animando. Javi lo veía claro, porque en un momento pensó que lo mejor sería hacer un tenderete propio que nos diera la posibilidad de crear un espacio nuestro y fabricar nuestro rincón Picapino en el Nómada. Y yo también propuse algo, ¡qué os creíais!, que gracias a mi cursillo de Diseño para stands de artesanos y artesanas en mercadillos que dio Trexa Aguado (nueva convocatoria aquí), tenía algunas ideas interesantes que aportar.

Este fue el resultado:

stand

Nuestra cartelería, by Jorge Primo

¡No tenemos tarjetaaaaaaaas! Queda una semana para el evento y no tenemos tarjetas. Corre, pásate por la nave de Imprenta NC y mira a ver si pueden hacerlas en tiempo record. Y unos carteles con los diseños de Jorge Primo. Jorge, ¿nos echas un cable en plan express total para hacer unos carteles monos? ¿En serio? ¡Eres una maravilla! Oye, Javi, ¿nos imprimirían también en la imprenta unas fotos en tamaño A3? ¡No, espera, en A4! ¡Buf! Con tanta madera, el papel se nos había olvidado.

tarjetas

cartel_comotrabajamos

cartel_lacarpinteria

Los amigos que nos encontramos allí y stands chulos

Al lado nuestro teníamos a las amigas de Mar de Flores, que se curraron un stand de fliparlo. Gus sacó el cuter y con cartón pluma y cartulinas se montón un mar flotante de flores que nos dejó a todos atónitos. Como son nuestras amigas desde hace muchos, pero muchos años, pues estuvo bien tenerlas de compañeras de charlas y de anécdotas. Y sobre todo porque ellas tenían un datáfono y nosotros no, cosa que es de considerar positivamente cuando lo que quieres es vender cuanto más mejor, jajajaja.

mar de flores

mar de flores1

También coincidimos con nuestra amiga Con Ele de Eva, que se montó un stand chulísimo y super llamativo en el que sus libretas, cuadernos, álbumes… se veían la mar de bien. Nos encantó cómo se lo curró y el resultado final, a parte de su trabajo que es una auténtica pasada. Y doy fe porque le regalé a mi madre un álbum de fotos echo por ella que es una obra de arte.

standeva

También tuvimos la oportunidad de conocer a nuestra vecina Alicia de Vintage and Shabby que fue un placer. Una persona de esas que te lo hacen fácil, que es un gusto, que te alegras de que la organización haya puesto a tu lado porque son muchas horas y tener a alguien estupendo cerca es necesario. Ella es una artesana de los pies a la cabeza que le da la vuelta a muebles que están hechos un estropicio y además, es una experta en mercadillos y una de esas personas que comparte la información, lo que es un auténtico lujo. ¡Gracias por todo!

vintageandshabby

Además, como soy carne de cañón y creo que hay que invertir en el pequeño artesano (argumento infalible cuando tuve que convencer a Javi), no pude contenerme e hice mis pinitos en cuanto a capitalismo consumista. Esto es lo que me compré, que tampoco es para tanto y mereció sobradamente la pena:

a) Una familia entera de The Citizens Collectible, que no puede gustarme más. Me encanta el trabajo de esta chica, con muñecos que puedes tunear tú a tu gusto y con una enooooorme variedad. Aquí os dejo su enlace, para que os enlacéis con gusto.

familia

b) Una lámina chulísima de Manada para el baño de la pelotilla. Fue difícil decidirse, porque me gustaba todo todito lo de su stand. Las bolsas, las chapas, las tazas… ¡lo quiero todo! ¿No os mola molísima?

laminaballenaMANADA

manada

Y luego también me gustaba mucho aunque no compré al final nada de nada, el stand de Fauna y Flora. En serio, fue un placer conocerles, conocer su historia, su afición por las ballenas…. todo. Me quedé con ganas de un colgante que al final no me dio tiempo a comprar por tonta y por poco lanzada con esto de los complementos. Jajajajaja, me da igual porque tienen tienda online.

Amigos/as y nuevos/as

Desde aquí, gracias a todos/as los/las amigos/as que se pasaron a vernos un rato por el Nómada, que era una cosa de muchas horas y se agradecía la visita. Nos hizo mucha ilusión veros a todos/as y os estamos la mar de agradecidos. Y a los/las que no pudisteis venir porque estabais lejos, o con amigos, o con la suegra o donde fuera, también os agradecemos los ánimos y el cariño que siempre nos mostráis.

Y por supuesto, gracias miles los que no nos conocíais de nada y os acercasteis a hablar con nosotros, a contarnos vuestra historia, a decirnos que os gustaba nuestro trabajo… gracias, gracias, gracias.

Reflexión final

Bueno, a día de hoy, después del atracón, diré que el Nómada Market mereció la pena. Es verdad que no hicimos mucha caja, casi nada… pero nos llevamos un montón de alegrías, de gente, de experiencia, de contactos y de futuros proyectos que tienen muy pero que muy buena pinta y que esperamos contaros en breve, porque eso quiere decir que los hemos puesto en marcha.

¡Hasta la próxima aventura!

2 comentarios to “La crónica”


  1. Qué bien! Por fin la “crónica”. Ha costado pero ya está aquí.
    Ante tal reportaje grafico i tras felicitar a la reportera, se me presenta la siguiente ineludible cuestión: ¿Para qué narices sirve un datafono? Je je je
    Veo que con la nueva línea de productos minipicaniana vamos a ser competidores 😉


  2. ¡Qué bien, Laura! Me encantó cómo montasteis el stand, se os veía muy bien. Preciosos los trabajos minipicapianos también!!
    Besos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: